Somos una organización sin fines de lucro que defiende el derecho fundamental a la protección de datos y la privacidad. Queremos que cada persona pueda decidir por sí misma, quién sabe cuánto sobre ella, y que las autoridades y las empresas que intenten arrebatar esa información rindan cuentas. Defendemos la transparencia, la apertura, la colaboración y la solidaridad con los afectados. Al hacerlo, nos ponemos del lado del consumidor y ciudadano, cuyos derechos defendemos.

Estos objetivos se expresan en los propósitos definidos en nuestra constitución. Queremos explicar aquí una vez más, cómo se establecen exactamente nuestros objetivos y cómo planeamos alcanzarlos.

Dar a conocer los derechos

Nuestro objetivo es informar al mayor número posible de personas que tienen un derecho fundamental a la privacidad y la protección de datos y que pueden exigirlo. Para eso, ofrecemos material educativo en nuestro sitio web y en forma impresa, creamos material escolar y de clase, participamos en eventos y realizamos campañas. Actualmente, es especialmente importante para nosotros educar a las personas sobre los derechos que obtienen con el RGPD.

Hacer accesibles los derechos

No solo queremos que las personas conozcan su derecho a administrar sus propios datos, también queremos que los utilicen para evitar que se agoten sus derechos. Por eso, hacemos que nuestro contenido sea fácilmente accesible y comprensible y ofrecemos herramientas como el generador y la base de datos para que sea más fácil luchar por sus propios derechos.

Luchar por nuevos derechos

En una democracia, siempre es importante defender sus propios intereses y luchar por ellos junto con los demás. Por lo tanto, nos unimos a la discusión sobre nuevas leyes de privacidad y ofrecemos sugerencias sobre cómo mejorarlas en el futuro. Es preocupante que paguemos con nuestros datos en todas partes de Internet y que el estado y las empresas quieran saber cada vez más sobre nosotros, por lo que tenemos que ir en contra de esto para el futuro.

Ser un ejemplo

No solo queremos criticar las condiciones existentes, sino que también queremos mostrar que se puede hacer de otra manera. Para ello diseñamos nuestros propios programas y procesos de forma que utilicen la mínima cantidad de datos sin que resulte molesto. Al hacerlo, somos transparentes y abiertos, para permitir el control y la confianza, pero también para que otros nos tomen como ejemplo y mejoren sus propios procesos.